Cómo manifestar grandes sueños, con el mínimo esfuerzo.

amor espiritualidad exito lisethkingery migracion reinvencion

El 15 de mayo de este año, 2024 fue el final de un capítulo de mi vida, con un final feliz. 

Manifesté uno de los logros más importantes en la vida de un inmigrante: recibir la ciudadanía del país al que emigra y decide llamar hogar.

 

Yo elegí a los Estados Unidos y ayer fue el día que este país me acogió y reconoció oficialmente como uno de los suyos. 

 

Sé que lo que te voy a compartir hoy aunque nace de una experiencia muy específica puede servirte.

 

No sé si también eres Latina inmigrante viviendo en los Estados Unidos y mi historia te sirve de inspiración real.

 

No sé si tienes el sueño de emigrar, bien sea porque sientes que no perteneces, de una forma u otra en tu país de origen, por razones políticas y económicas o incluso, por estar más cerca de alguien a quien tu corazón ama y aún no encuentras como hacerlo realidad.

 

No sé si eres plenamente feliz en el país que naciste y no comprendes cómo alguien puede dejar absolutamente todo atrás para ir por un sueño que solo está en su cabeza, a cambio de lavar platos, limpiar baños o como dijo alguien de mí, “cuidando los judiitos” (En ese momento, era niñera de una familia Judía).

 

No importa. 

 

Porque sin importar en qué punto estemos, estoy convencida que tú y yo queremos una vida más plena y abundante en algún área de nuestra vida: salud, dinero, relaciones, maternidad, propósito y significado…you name it.

 

Hoy te contaré mi gran secreto para lograr manifestar esa plenitud y abundancia en mi vida, con el mínimo esfuerzo y en la que uno de mis wildest dreams, el sueño de vivir libremente en un país en el que el AMOR (Dios) me lo ha dado todo: pareja, hijos, nuevos amig@s, clientes felices, una vida con significado y muchos más sueños en el corazón, es uno de esos elementos.

 

Pero debo advertirte algo: es contrario a la opinión popular. Te diré por qué.

 

Cuando se trata de cumplir o manifestar sueños, el marketing motivacional o aspiracional te dice cosas de este tipo:

 

Sueña en grande, 

 

Puedes lograr todo lo que quieras, 

 

Los límites no existen, únicamente en tu mente, 

 

Nunca es tarde para empezar. ¡Empieza hoy!

 

Solo tienes que pedir y recibir lo que el Universo tiene para ti,

 

Y muchos más por este tono, ¿Cierto?

 

Sin embargo, te puedo asegurar que estos mensajes no cuentan la historia completa de lo que requiere manifestar un gran sueño, sin dejar el cuero en el camino. Sin matarte, sin venderle tu alma al mejor postor.

 

Te diré en qué sí creo y que me ayudó a manifestar la vida de mis sueños:

 

Yo sí creo en soñar en grande, pero creo mucho más en el poder de tomar acciones pequeñas, consistentes y casi siempre, incómodas para irnos acercando conforme a nuestra capacidad mental, emocional y física a ese sueño. 

 

Yo sí creo en lograr todo lo que queramos, pero creo aún más en que el verdadero indicador de éxito no es el logro material o concreto, sino cómo te sientes el día que llegas allí. Te sientes como si fuera un resultado natural, lo lógico, lo esperado y no un golpe de suerte o como la liberación de vida de sufrimiento. 

 

Yo sí creo en que muchos de los límites para alcanzar nuestros sueños son mentales, pero también creo en que muchas veces los límites son esas puertas que no se abren por mucho que queramos, cuando perseguimos sueños completamente desalineados. Esos que no usan nuestros talentos, regalos o aspiraciones naturales, solamente porque lucen atractivos ante el mundo.

 

Yo sí creo que nunca es tarde para ir por nuestros sueños, pero también creo en el poder de aceptar que mientras estemos viviendo esta experiencia humana, nuestro paso por la Tierra tiene una fecha límite, y algunas cosas sí tienen un plazo máximo realista para alcanzarlo (maternidad es el mejor ejemplo). 

Esto, en vez de ser una “creencia limitante”, es un gran motivador para dejar de posponer y empezar a decidir como mujeres que respetamos nuestro tiempo y nuestro futuro. No por miedo a envejecer, sino porque nos duele imaginar no lograr nuestro máximo potencial en esta vida.

 

Yo sí creo en el poder de pedir y recibir los regalos del Universo, pero creo más en dejar de  pedir lo que nos gustaría que pasara y aprender a recibir, tanto los resultados que hemos manifestado con nuestras decisiones, así como la Voluntad de Dios hecha en nuestra vida (exacto: tú no manifiestas TOOODO lo que te pasa y en esto hay mucha paz).

Creo con toda mi alma en el poder de ser valientes e ir por sueños tan grandes que te asustan, que suenan traídos de los cabellos para tu familia y amigos, pero también sé, no intelectualmente, sino con cada fibra de mi ser, que algunos de esos grandes sueños simplemente te encontrarán, porque hacen parte del plan Divino para la evolución de tu alma.

 

Y son estos últimos los que el Universo mismo abrirá caminos, derretirá muros y abrirá de par en par puertas para hacerlos realidad, con cada pequeño paso valiente que te atreves a dar, el día que estés lista para recibirlos.

 

Si este email ha tocado alguna fibra y tienes un gran sueño que quieres hacer realidad, 

 

O si existe un área de tu vida en la que te sientes estancada y tu alma ha estado pidiendo a gritos un gran cambio, pregúntate:

 

¿Dónde está el bloqueo o principal obstáculo que me está impidiendo vivir la manifestación del mismo?

 

¿Es en que me la paso soñando mucho, pero en el día a día, accionando poco?

 

¿Me he obsesionado tanto con lograr una meta, al punto de hacer cosas que me hacen sentir fatal para alcanzarla?

 

¿En qué área de mi vida sigo posponiendo decisiones, irrespetando mi tiempo y mi futuro como mujer?

 

¿Qué cosas sigo pidiéndole al Universo que me regale, pero que no tienen nada que ver con el plan para mi vida que el mismo Universo ha trazado para mí?

 

Espero que este capítulo de mi vida que cierra hoy sirva a una función mucho más elevada que celebrar un logro personal: regalarte una verdadera dosis de inspiración con un toque de realidad. 

 

Esa es la que te recuerda que manifestar es también es posible para ti, con el mínimo esfuerzo.

 

Con amor, 

Liseth.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, deja tus datos y suscríbete gratis a mis emails para recibir mayor contenido como este, directamente en tu bandeja de entrada.

Podrás darte de baja en cualquier momento.

Recomendados:

Cuando el amor vuelve a tocar tu puerta.

¿Qué significa vibrar en la frecuencia del Amor?

El regalo de la vulnerabilidad.